SOLEDAD MARROQUÍN

Portada > Restaurantes > Adiós a Las Mesitas

Adiós a Las Mesitas

08 DE AGOSTO 2017


Hace un buen tiempo, el enorme local ubicado en Barranco, reducía su espacio para compartirlo con una pollería de una cadena grande. Ese fue el primer signo que algo no iba bien en el negocio. 

Las Mesitas tenía una buena propuesta, aunque la carta era enorme pues ofrecía platos de muchos lugares del país. Personalmente, me sentía atraída por sus postres, considero que eran el fuerte del lugar, aunque las humitas de Ancash, Cusco y Lima eran para regresar una y otra vez. 

Frejol colado

En mi memoria siguen los sabores de la cocada a la olla, el huevo chimbo, el arroz con leche, los camotitos glaseados, la delicia de chirimoya que traía enormes trozos de esta delicada fruta, el pye de limón y tantos otros más. En invierno era un must ir por el champuz para calentar el cuerpo y el alma.

Huevos chimbo

El local era bonito, mesas de mármol, clásicas, con sillas de madera y otras de metal, macetas con plantas naturales que luego fueron reemplazadas por otras de plástico. Tenía varios ambientes. El personal femenino vestía uniforme clásico, antiguo, que incluía cofia, pero eran personas amables y de buen trato. Así como la música del piano que acompañaba a los comensales algunos días de la semana. 

El domingo tuve ganas de un postre tradicional y estaba muy cerca del lugar. Llegué a Las Mesitas y estaba cerrado. En la cortina de metal encontré este triste mensaje, apenas escrito en una hoja de papel bond que ya había sufrido el polvo y la humedad de la calle:  “Las Mesitas comunica a su distinguida clientela que cumplió su ciclo y se despide hasta siempre”. Así, en silencio, dejó de existir otro restaurante que pasa a la historia de nuestra gastronomía. Una verdadera pena que se pierda un lugar así.

 


TAG POSTRES


0 comentarios


Hubo un error al ingresar el comentario